dilluns, de desembre 05, 2005

Maneres de gastar els post-it


Hubo una época en la que era adicta a los post-it. Ahora estoy consiguiendo desengancharme, aunque han salido perdiendo mis manos: siempre estan llenas de rallajos para recordar cosas. Pero ya lo decía mi abuelo: Fill meu, més val una llapisera curta que una memòria llarga.

2 comentaris:

txarly ha dit...

ains... esa sabiduria popular... XD

Víctor ha dit...

Yo siempre llevo las manos llenas de notas con rotulador, terrible mis manos siempre son los post-it, es el único modo que no me olvide de las cosas, cuando lo apunto en otro sitio lo pierdo o lo olvido, que cabecita tengoooo.
Saluditos